-Política Británica en el Río de la Plata

Durante el siglo pasado, Inglaterra es la dominadora omnímoda del  mundo y sus procedimientos secretos quedan en secreto. Los pueblos no se explicarán nunca la razón por la cual sus gobernantes actúan tan contrariamente a los intereses nacionales. Inglaterra trabaja en la sombra. Anuda voluntades a su servicio o las anula. Los hombres probos y los patriotas desaparecen de los escenarios públicos misteriosamente. Los venales y los dóciles los sustituyen. Los genuinos intérpretes populares son aniquilados sin piedad y su memoria es escarnecida en los textos escolares que forman la conciencia histórica de las nuevas generaciones. Así Inglaterra, tras una concesión abusiva de ferrocarriles —que orienta las energías económicas de la nación de tan hábil manera que el trabajo y la riqueza argentinas van constituyendo capital británico invertido en la Argentina—, consigue extensiones casi ilimitadas de tierras, a precios «nominales», según la expresión que el inglés LauSan emplea en 1865 para denominar la forma de adquirir campos en la República. Inglaterra avanza sobre el país entorpecido por un sahumerio de doctrinas y teorías, sobre un país maniatado por la sucesiva destrucción de los hombres de impulso, de capacidad y de inteligencia que no estaban al servicio de las conveniencias inglesas.

Raúl Scalabrini Ortiz, Polí­tica Británica en el Rio de la Plata, 1936.

Un técnico en materia petrolera, el ingeniero Mano L. Villa, que ha sido administrador de los yacimientos de Comodoro Rivadavia, y es uno de los directores actuales de Y P. F, ha realizado un cálculo de las sumas que la República hubiera debido girar al exterior si nosotros mismos no hubiéramos extraído e industrializado nuestro petróleo. Las cifras del ingeniero Villa son las siguientes:

En 1926 hubiéramos debido girar al exterior m$n. 53.933.738

En 1927 ”             79.330.352

En 1928 ‘ ”            100.549.373

En 1929  ”             126.470.310

Enl930 ”                118.922.665

En 1931 B”            141.835.208

En 1932                154.984.975

En 1933 ”             139.740.743

En 1934 ”             136.850.780

Total que hubiéramos debido girar al exterior en nueve años m$n. 1.052.618.144

(Revista Servir, N° 2, órgano de la Escuela de Est. Argentinos).

“El cálculo, por cabeza, en ambos países, Inglaterra y Argentina, ha sido realizado escrupulosamente. Los consumos globales se han extraído de fuentes indenunciables: The Statesman’s Year Book 1934. Wordof Facts, 1934 en cuanto a Inglaterra y Boletines de la Dirección General de Estadística y Economía Rural, los informes de la Comisión de Control de Carnes y la Revista de Estadística Municipal en cuanto a la Argentina.

El consumo medio anual en Inglaterra de carne, pescado y frutas, se ha copiado de un informe oficial redactado por Carlos Alberto Pardo, publicado por el Consulado General de la Argentina, en Londres.”

Consumo anual de carne

Inglaterra 66 kgs. 720

Argentina 69 kgs. 800

El promedio del consumo de carne exige un comentario. El promedio inglés puede aceptarse como un verdadero término medio, puesto que el consumo londinense, según manifestaciones del gerente del Mercado de Smidifield, coincide aproximadamente con esa cifra. Pero en la Argentina sucede lo contrario. La ciudad de Buenos Aires tiene un consumo extraordinario de carne de 130 kgs. 820, uno de los mayores del mundo, quizá para compensar la escasez o la ausencia de otros alimentos.

El promedio del interior de la República, es decir el promedio de lo que consumen 10.000.000 de argentinos, es apenas de 55 kgs. 456, cantidad notoriamente escasa porque no es compensada con otro producto nutritivo. Hay algunas provincias muertas de hambre. Jujuy consume 43,800 kgs.; La Rioja, 27 kgs.; Catamarca, 26 kgs., y Santiago del Estero, tan sólo 19,600 kgs. Esos guarismos miden la anemia, la decrepitud, la degeneración de varios cientos de millares de argentinos Insistiremos sobre el tema con el apoyo de una autoridad. Prosigamos enumerando los promedios de consumo.

Consumo por Consumo por

Alimentos cabeza y por año en cabeza y por año

                Inglaterra            Argentina

Pescado 19kg.OOO           3kg. 500 (probable)

Trigo 173 kg. 330 (1933) 143 kg. 500 (1934)

Azúcar 46 kg. 170 (1933) 26 kg. 250 (1933)

Papas 105 kg. 530 (1933) 65 kg. 450 (1933)

Avena 47 kg. 330 (1933) 23 kg. 330 (1931)

Queso 3kg.400(1933) 1 kg.325 (cálculooficial)

Manteca (11 kg. en 1934) 9 kg. 850 (1933) 0 kg. 912 (cálculo oficial)

Frutas 45 kg. 810 (1933) ?

Huevos 110 huevos (1933) ?

Cacao 1 kg. 850 (1933) Okg. 360 (1934)

Caféyté 4 kg. 250 (1933) 1 kg. 787 (1934)

Maíz 55 kg. 990 (1933) 84 kg. 000 (1934)

Estas cifras ya insinúan la tragedia alimenticia argentina; el pueblo argentino come poco y vive mal para que el pueblo inglés coma mucho y viva bien. El enervamiento de nuestras energías, en beneficio de las energías inglesas, se traduce inmediatamente en todos los índices vitales observables.

El promedio de la duración de la vida humana es en Buenos Aires de 38 años 4 meses. En Londres es de 53 años 6 meses. Datos Oficiales. O expresado de otra manera, para mostrar que el promedio inferior en Buenos Aires no es debido exclusivamente a la elevadísima mortalidad infantil local:

De cien personas que nacen:

Al cumplir 19 años viven aún en Londres 81, en Buenos Aires viven aún 69.

Al cumplir 29 años viven aún en Londres 77, en Buenos Aires viven 58.

Al cumplir 39 años viven aún en Londres 72, en Buenos Aires viven aún 48.

AI cumplir 49 años viven aún en Londres 63, en Buenos Aires viven aún 36.

Al cumplir 59 años viven aún en Londres 49, en Buenos Aires viven aún 25.

El promedio de la vida porteña es muy elevado con relación al interior. En San Juan el término medio de la vida humana es de 24 años 8 meses, debido casi exclusivamente a alimentación miserable: 100 gramos de carne por día y seis cucharadas de leche. Partiendo del análisis de las estadísticas hemos deducido una realidad argentina lamentable. Escuchemos ahora a un estudioso directo de esa realidad. Transcribiremos algunos párrafos de un libro espeluznante, Alimentación,escrito, no por un político ni por un estadista, sino por un médico especializado en esa materia, el doctor Pedro Escudero.”

——————————————————————————————-

Para terminar un comentario del gran Aldo Ferrer:

Australia siempre defendió con más eficacia la comercialización de sus carnes en el Reino Unido y no toleró la formación de una combinación oligopólica y oligosónica entre frigoríficos en Australia e importadores en el Reino Unido, como ocurrió en la Argentina bajo el comité de Fletes del Río de la Plata hasta la década de 1950. En los hechos pese a ser un Dominio de la Corona Británica, Australia mantuvo una política económica frente al Reino Unido, más independiente que la Argentina

Aldo Ferrer, Nota Al Pié: pg, 70, Crisis y alternativas de la Política Económica Argentina, año 1977.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: